EOL Santa Fe / VIII Jornadas Anuales EOL Sección Santa Fe / Publicaciones sobre las Jornadas de EOL

Jornadas

Publicaciones sobre las Jornadas de EOL






Coherente con su idea de que “...la enfermedad produce a los enfermos cierta satisfacción, de manera que todos ellos se resisten parcialmente a curar”, Sigmund Freud enunció de forma magistral lo que hoy, gracias a las enseñanzas de Jacques Lacan, podemos denominar goce. Este enunciado al que nos referimos se encuentra en la transcripción del caso acerca de El hombre de las ratas, y dice así: “...podía observarse en él una singular expresión fisionómica (...) que sólo podía interpretarse como signo de horror ante un placer del que no tenía la menor conciencia”.

Así podemos concebir una de las caras del goce, su faz horrorosa, mortificante.

Sin embargo, no es esta su única vertiente. El goce fálico, por ejemplo, conjuga otras coordenadas.

Por otro lado, si bien Jacques Lacan considera al goce como aquello que no sirve para nada, también, en otro momento, plantea al goce como aquello cuya falta haría vano el universo.

Estas breves discordancias permiten pensar en variedades del goce, o, si se quiere, modalidades: posible, imposible, contingente, necesario. Y no sólo en ellas.

Si nos detenemos entre lo posible y lo imposible es precisamente porque allí está como límite lo real. Recordemos al pasar el Seminario La Ética del Psicoanálisis, donde Lacan plantea que “...lo que demanda el hombre, lo que sólo puede demandar, es ser privado de algo real” “...esa demanda última de ser privado de algo real está ligada esencialmente a la simbolización primitiva que cabe enteramente en la significación del don del amor”.

No sólo el amor está ligado al goce, también sabemos que el placer es una barrera natural al mismo y, a su vez, el deseo, uno de sus límites.

También podemos pensar en los Discursos y la modalidad de goce en cada uno de ellos. Esto implica poner al goce en relación al saber, a la Verdad y al plus de goce -ese plus de goce que hoy comanda la escena y al que tan certeramente se ha referido Jacques-Alain Miller en Comandatuba-.

Ahora bien, todos estos temas y sus infinitas derivaciones sólo tienen valor en tanto y en cuanto hagan referencia o estén en relación a la clínica, a la práctica analítica.

La enseñanza de Lacan produce una nueva escansión en la clínica psicoanalítica y su tratamiento del goce nos orienta hacia una clínica de lo real.

En una época donde el Otro que no existe es lo traumático ¿ como sostenemos esa brújula que es el deseo del analista?

¿Bajo que condiciones de la interpretación el analista, hoy, debe operar?

¿ Que efectos verificamos en el tratamiento del goce por vía del equivoco, en la actualidad?

 

Ejes Temáticos:

- Goce Sexual, goce fálico

- Los paradigmas del goce en la clínica psicoanalítica.

- El campo del goce: su clínica

- Lo que hace agujero: El nombre propio, el rasgo unario, el S (A/)

- Posiciones subjetivas del ser

- El objeto a en tanto: causa de deseo, plus de goce.

- El goce en los tres tiempos del Edipo.

- Posición sexual y modos de goce.

- Los discursos y los goces.

- Dimensiones del Nombre del Padre, su fijeza y su mas allá.

- El fantasma: una escena gozada. Construcción, gramática y atravesamiento.

- Del goce del síntoma al Sinthome.

- La sesión analítica: una escansión al goce.

- Las dos caras del síntoma.

- Responsabilidad y goce.

- Avatares clínicos del plus de gozar.

 

Comisión Organizadora: Norah Pérez- Silvia Puigpinós- Guillermo Belaga 

Comisión Científica: Marcela Romero- Jorge Yunis – Ricardo Seldes 

Autor: