EOL Santa Fe / I a V Jornadas Anuales de la EOL Sección Santa Fe / Publicaciones sobre las Jornadas de EOL

Jornadas

Publicaciones sobre las Jornadas de EOL






En el Centro Cultural Los Espejos de nuestra ciudad tuvieron lugar recientemente las Primeras Jornadas de la Escuela de la Orientación Lacaniana Sección Santa Fe. 

La convocatoria contó con una respuesta importante de interesados en “La experiencia analítica”, concurriendo psicoanalistas de Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Santa Fe.

La apertura estuvo a cargo de Jorge Yunis, Director de la EOL Santa Fe, quien presentó a la Dra Dudy Bleger, analista miembro de la EOL de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, y actual directora de la EOL Buenos Aires.

“Un viaje en la clínica de Lacan” fue el tema elegido por la oradora, que desplegó la rectificación en la clínica psicoanalítica que en los años ’60 produjo el psicoanalista francés Jacques Lacan, cuando comienza a abandonar la llamada “neutralidad analítica”.

La Dra Bleger habló de la impasse producida en la teoría por la dificultad de la clínica de la contratransferencia que estaba del lado de los llamados “post-freudianos” con quienes Lacan sostuvo una intensa disputa en lo que se llamó “retorno a Freud”.

A partir de los seminarios dictados por el psicoanalista francés, Dudy Bleger puntualizó el camino recorrido por el pensamiento lacaniano. Del concepto de transferencia, hasta el momento del escollo en que Lacan se ve forzado para salir de ese impasse, a introducir un concepto nuevo que es el de “deseo del analista”.

Viraje que se produce en los años ’60, como ya dijimos y que consiste en unir el deseo del analizante con el deseo del analista, que no es el deseo personal del analista, ni sus prejuicios, ni sus ideales sino precisamente estar ya desprendido de ellos.

Todos estos conceptos que se utilizan en psicoanálisis sirven de referentes para orientarse en dirección de una cura. Al final de la conferencia se centró en la responsabilidad del analista en relación con el control de su práctica, que enredado en el análisis personal y en la formación teórica constituyen el trípode que sostiene su praxis.

El cierre giró en torno de la “vivacidad del deseo”, la importancia de ese significante, que permite alojar ese sufrimiento del sujeto en su cotidiano vivir, imposible de resolver por sí solo.

Hay que destacar que la precisión, claridad y el ambiente distendido que logró Dudy Bleger hicieron que el debate se extendiera ampliamente.

Autor: Diego Villaverde